NOTÍCIES NOTICIAS NEWS

Adolfo Sánchez Vázquez y las memorias rotas de los exiliados españoles de 1939 en México: un concepto seminal para la sociología del pasado

el en on .

Por Laura Angélica Moya López (Universidad Autónoma Metropolitana, Ciudad de México)

Adolfo Sánchez Vázquez es reconocido como uno de los filósofos más destacados del exilio español en México. Con motivo del centenario de su nacimiento en 2015 su obra ha sido nuevamente difundida y ha convocado a la discusión de conceptos dominantes en su producción intelectual como lo es memorias rotas. Con esta categoría el autor se refirió a dos momentos diferenciados de registro y resguardo de recuerdo del exilio: el primero expresó la memoria viva del testigo y protagonista, caracterizada por la enunciación de la experiencia de quien vive aterrado, es decir, descentrado en espacio y tiempo, sin coordenadas de arraigo y enraizamiento.

Asimismo, con el concepto de memorias rotas, Sánchez Vázquez se refirió al momento del término del exilio español, caracterizado por la ausencia de un proceso activo de transmisión intergeneracional del recuerdo en el discurso político y en la escritura de la historia de España, a finales del siglo xx. La comprensión de la experiencia de la temporalidad histórica nos ha permitido profundizar en los alcances de este concepto, más allá de lo enunciado por el autor, y mostrar cómo la memoria rota es un concepto seminal con el que se puede problematizar sobre lo que Gumbrecht denomina producción de presencia, en este caso, del recuerdo del exilio. Se proponen, entonces, dos formas novedosas de memoria rota que se restaura y hace presente lo ausente, en usos diferenciados del pasado: uno que apela a la producción de memoria cultural en las conmemoraciones sobre los  legados intelectuales e institucionales del exilio español en México y otro, la posmemoria, con la que en un sentido político se demandan el derecho a la memoria de las víctimas, la transmisión intergeneracional del recuerdo, y la reparación integral, ahora para la generación sucesora. Ambos recursos permiten darle forma, restablecer, integrar, presentificar y en parte reparar las utopías frustradas, la alteridad, los olvidos, desconocimientos, desplazamientos y legados de esta generación de españoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *