NOTÍCIES NOTICIAS NEWS

(English) Digithum issue 23 January 2019. Call for Papers

el en on .

Call for Papers: La política del sufrimiento social

Fecha límite para la recepción de artículos: 1 de octubre del 2018
Fecha prevista de publicación: Número 23 Enero 2019
Guía para autores: https://digithum.uoc.edu/about/submissions/

La política del sufrimiento social

El sufrimiento social se ha convertido en un tema clave en los debates sociológicos y políticos de las últimas décadas. El aumento de los diagnósticos de depresión y de síndrome de desgaste profesional despierta cada vez más interés, lo que ha llevado a un gran número de analistas sociales a considerarlos síntomas de transformaciones de gran alcance en la sociedad (Ehrenberg, 1998; Honneth, 2002; Rosa, 2005; Neckel y Wagner, 2013). En el mismo periodo, ganó fuerza la idea de que la cuestión social, especialmente en sus formas contemporáneas, no se puede describir correctamente sin tener en cuenta las experiencias psicológicas y los sentimientos de malestar vinculados (Bourdieu, 1993; Castel, 1995; Dejours, 1998; Gaulejac, 2011). Como consecuencia, la noción de sufrimiento social se ha situado al frente de un programa de investigación que incluye enfoques, diferentes pero convergentes, de sociología, antropología, psicología social y filosofía social (Kleinman y otros, 1997; Wilkinson, 2005; Renault, 2010).

La emergencia de este ámbito de investigación señala un cambio importante en estas disciplinas, en la medida en que lleva a tratar explícitamente la situación —aunque controvertida— del sufrimiento en el análisis social y la filosofía normativa. Mientras que las ciencias sociales se opusieron durante mucho tiempo a situar esta cuestión en la primera línea ante el supuesto riesgo de obtener una sociedad «psicologizadora», la filosofía política a menudo consideraba el sufrimiento como un fundamento inadecuado o, a lo sumo, insuficiente para la normatividad, dada su naturaleza supuestamente individualista, contingente y arbitraria (Fraser, 2003; Kompridis, 2004). A diferencia de estas perspectivas, los nuevos enfoques a la cuestión se basan en la asunción de que los procesos sociales considerados injustos o patológicos (Honneth, 1994; Zurn, 2011; Laitinen y otros, 2015) no pueden explicarse ni valorarse correctamente sin remitirse a las experiencias psicológicas negativas implicadas y las maneras en que estas se articulan moralmente en los ámbitos individual y colectivo (Deranty, 2009; Keohane y Petersen, 2013; Freyenhagen, 2015). De forma similar, las ambivalencias de la receptividad humana en cuanto al sufrimiento se han tratado en debates recientes sobre el potencial decisivo de categorías tales como la vulnerabilidad y la precariedad (Butler, 2004; Gilson, 2011; Murphy, 2012; Ferrarese, 2016; Petherbridge, 2016).

Este tipo de problemas son especialmente relevantes en vista de la situación política actual. En un momento en que los movimientos y las luchas sociales en muchas partes del mundo se entienden frecuentemente como reacciones a experiencias de malestar, el sufrimiento parece haberse convertido en una pieza central de nuestra vida política. Es particularmente importante el hecho de que no solo los movimientos tradicionalmente vinculados a un programa de izquierdas (contra la violencia de estado y diferentes formas de discriminación, a favor de la ampliación de los derechos humanos y sociales, etc.) consiguen su legitimidad —con consecuencias ambivalentes— con discursos y prácticas sobre el sufrimiento (Das, 1995; Mbembe, 2003; Fassin, 2012; Jansen y otros, 2015; Bargu, 2016). Se puede observar una tendencia similar en movimientos de derechas que reivindican el refuerzo de las fronteras nacionales, políticas de inmigración más rígidas y mayor represión contra la criminalidad y el terrorismo (Hochschild, 2016; Rosa, 2017).

El hecho de que a estas tendencias tan diferentes se las considere a menudo experiencias subyacentes de malestar social —por parte de observadores o de los propios implicados— plantea una serie de cuestiones importantes: ¿en qué sentido las luchas sociales de nuestros tiempos pueden considerarse articulaciones de experiencias colectivas de sufrimiento? ¿Qué conexiones pueden establecerse entre los procesos políticos contemporáneos y los diagnósticos actuales centrados en la noción de sufrimiento social? ¿Cómo movilizan y canalizan los sentimientos de malestar los movimientos sociales o los que afirman que los representan en el ámbito político? ¿Qué tipo de perspectiva normativa hay que establecer para hacer las distinciones pertinentes entre las formas progresivas y regresivas del sufrimiento politizado?

Podéis presentar artículos que traten estos temas y otros relacionados para su inclusión en la sección especial. A continuación, os proporcionamos una lista con propuestas que podéis ampliar:

  • Discusión metateórica:
    • La pertinencia de la categoría de «sufrimiento social» para la sociología y la psicología social
    • Sufrimiento social: ¿categoría descriptiva y/o normativa?
    • Herramientas teóricas y metodológicas para identificar y conceptualizar el sufrimiento social
    • ¿El sufrimiento social es sintomático o constitutivo de patologías sociales?
    • ¿Vulnerabilidad, empatía y precariedad como categorías decisivas?
  • Análisis de diagnósticos:
    • Usos políticos del sufrimiento social, pasado y presente (fascismo, populismo)
    • Articulación política del sufrimiento social: levantamientos, movimientos sociales
    • Causas y/o consecuencias sociopolíticas del aumento de los índices de depresión, ansiedad, síndrome de desgaste profesional, trastorno límite de la personalidad y otros trastornos psíquicos
    • Maneras de silenciar el sufrimiento social
    • Medicalización y normativización del sufrimiento social
    • Formas institucionales y discursivas de legitimación del sufrimiento social
    • La biopolítica y la necropolítica del sufrimiento social

Para enviar un artículo: ver la Guía para autores

Para cualquier problema técnico, por favor contacta con: publicacions@uoc.edu

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *