NOTÍCIES NOTICIAS NEWS

La crisis económica y los imaginarios de futuro: ¿qué efecto ha tenido la crisis económica en la manera de imaginar el futuro?

el en on .

by Helen Schönborn

Este artículo analiza si, y cómo, la crisis económica ha afectado a la forma de entender el futuro personal y el de la sociedad en general en Alemania (Colonia) y España (Barcelona). La crisis económica, que ha afectado a todos los países europeos, se ha descrito como un hecho social de gran alcance, por lo que puede haber influido sobre la forma de imaginar el futuro. Se han hecho entrevistas biográficas a diferentes personas en Alemania y España, dos países que han vivido la crisis de manera distinta. Además de las entrevistas biográficas, se preguntó a los participantes qué pensaban sobre el futuro, el impacto que había tenido la crisis económica en su imaginario de futuro y cómo veían el futuro de la sociedad. Puesto que la perspectiva de futuro se ha convertido en un elemento capital del autoconocimiento (Rosenthal, 1993), y que la integridad de la sociedad depende en parte de la posibilidad de imaginar un futuro común (Bauböck, 2017), el análisis de los imaginarios de futuro es una herramienta interesante para analizar temas sociales. La idea es que los imaginarios personales de futuro ayuden a entender la dinámica y el cambio sociales desde la perspectiva de sus miembros.

En este análisis, los imaginarios de futuro se conciben como un espacio de planes y deseos para el futuro, que no dependen solo de la historia personal de cada uno, sino también del contexto histórico (Cantón-Milán y Seebach, 2015). Los imaginarios de futuro están formados por imágenes que definen qué imagina una persona, y por figuras, es decir, cómo alguien imagina cómo se genera una imagen. Además, hemos aplicado el concepto de «lugar especial» de Simmel (1992). Según Simmel (1992), una de las condiciones previas para una sociedad integrada es que todos sus miembros tengan la posibilidad de imaginar que ocupan un «lugar especial» en esta. Este «lugar especial» puede ser, por ejemplo, la profesión elegida o la paternidad. La posibilidad de imaginar un «lugar especial» favorece el sentido de pertenencia y, por lo tanto, hace que las personas se sientan parte de la sociedad. Para mantener la integración social, es esencial que todos podamos imaginar que ocupamos un «lugar especial», no solo en el presente sino también en el futuro. Así, la perspectiva de futuro es un componente fundamental para la integración social y su continuidad.

Nuestro análisis ha demostrado que la influencia de la crisis económica en los imaginarios de futuro de los participantes ha tenido distintos efectos en España y en Alemania. Mientras que la visión de futuro de los alemanes no ha estado influida por la crisis, las respuestas de los entrevistados españoles indican tres cambios de mentalidad: el mercado de trabajo se considera menos estable que antes de la crisis; los jóvenes tienen que estar mejor preparados, es decir, necesitan un nivel más alto de formación; y buscan oportunidades de vivir y trabajar en el extranjero. En cuanto al «lugar especial», es interesante observar que estos cambios de mentalidad no afectan a la imaginación concreta de un «lugar especial», sino solo al ámbito más general de los «lugares especiales». La mayoría de los participantes consideran que su «lugar especial» es la profesión, lo que convierte al mercado de trabajo, como ámbito general de «lugares especiales», en un aspecto esencial de la integración social. Suponíamos que las personas habrían adaptado el imaginario de su «lugar especial» a la situación económica. Sin embargo, esta suposición no se ha confirmado, ya que los participantes españoles no afirman haber cambiado su proyección profesional a causa de la crisis, sino que deben estar mejor preparados y que tal vez incluso se ven obligados a abandonar el país para encontrar trabajo en el extranjero. La idea de irse de España para encontrar trabajo en el extranjero no queda restringida a la muestra de este estudio, sino que es una tendencia generalizada. Desde 2008, el 1,5% (700.000) de la población española, principalmente adultos jóvenes, ha abandonado el país para ir a trabajar al extranjero (Nelson, 2017). Es preciso observar que, aparentemente, los participantes no han cambiado la imagen ni las expectativas que tenían sobre ellos mismos, sino que han modificado su estrategia para adaptar estas expectativas a la situación económica. Esto confirma que la perspectiva y las expectativas de futuro de los participantes sobre ellos mismos son bastante estables, o por lo menos resistentes a la situación económica de su país.

Por otro lado, los cambios de mentalidad mencionados —un mercado de trabajo menos estable, la necesidad de tener un nivel de formación más alto y la búsqueda de oportunidades para vivir y trabajar en el extranjero— sugiere que los entrevistados españoles tienen una visión más neoliberal del mercado de trabajo. Esto se corresponde con el estudio cualitativo de Atkinson sobre la percepción de la crisis entre los ciudadanos del Reino Unido. Atkinson llega a la conclusión de que la crisis económica ha incrementado la flexibilización del trabajo (más facilidad para contratar y despedir a los trabajadores) y ha reducido los servicios públicos, lo que hace que el futuro personal sea más incierto. Por lo tanto, parece que con la crisis las prácticas neoliberales no solo se han implementado en el Reino Unido, sino también en España, ya que orientan los imaginarios de futuro de los participantes españoles.

En resumen, los entrevistados alemanes consideran que su vida y sus perspectivas de futuro se han visto poco o nada afectadas por la crisis económica, mientras que los participantes españoles parece que han desarrollado una visión más neoliberal del mercado de trabajo a raíz de la crisis. Así, sus expectativas y sus ideas sobre su futuro personal van más allá de la crisis económica, ya que lo que ha cambiado es la forma de entender cómo llegar al «lugar especial» de futuro y no el «lugar especial» en sí.

El artículo competo:

Schönborn, H.S. & Doosje, B., (2018). La crisis económica y los imaginarios de futuro: ¿qué efecto ha tenido la crisis económica en nuestra manera de imaginar el futuro?. Digithum. (21), pp.21–32. DOI:http://doi.org/10.7238/d.v0i21.3112

Bibliografía:

ATKINSON, Will. Class habitus and perception of the future: recession, employment insecurity and temporality. The British journal of sociology, 2013, 64.4: 643-661.

BAUBÖCK, Rainer. Citizenship and Collective Identities as Political Sources of Solidarity in the European Union. The Strains of Commitment: The Political Sources of Solidarity in Diverse     Societies, 2017, 80.

CANTÓ-MILÀ, Natàlia; SEEBACH, Swen. Desired images, regulating figures, constructed imaginaries: The future as an apriority for society to be possible. Current Sociology, 2015,  63.2: 198-215.

NELSON, Olivia. The Social Effects of the Spanish Brain Drain. 2015.

ROSENTHAL, Gabriele. Reconstruction of life stories: Principles of selection in generating stories  for narrative biographical interviews. The narrative study of lives, 1993, 1.1: 59-91.

SIMMEL, Soziologie. Simmel, Georg, Soziologie. Untersuchungen über die Formen der Vergesellschaftung, Gesamtausgabe, 1992, 11.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *